opticksmagazine.com

Maguma

Compartir:

Maguma

Publicación : 22 de enero de 2017

 

Por Octavio Ferrero

 

 

Marcos Guardiola, Maguma, es un ilustrador al que suelo visitar regularmente (virtualmente hablando). Aguardo sus trabajos con una mezcla de expectación y esperanza. Sé que habrá algo nuevo y original en ellos, algo hay en su discurso que catapulta hacia la constante novedad, “me interesa que mis imágenes cuenten cosas y funcionen bien a nivel conceptual”. Para mi esperanza siempre hay una respuesta positiva. Maguma es capaz de mantener sus señas de identidad. Se podría decir que es un autor reconocible, y dicho lo anterior, es un aspecto destacable y de garantía.

Hace tiempo, quizá demasiado, hablamos sobre la posibilidad de concertar una entrevista. Ahora hablamos desde la particular ventana al mundo que representa Opticks Magazine.

 

 

Podemos encontrar de manera habitual tus trabajos en prensa, aunque también has trabajado para distintas marcas. ¿Dónde, si esto es tan sencillo, podrías ubicar tu trabajo en el mundo del dibujo y la ilustración?

Quizás esta sería una buena pregunta para un editor, un director de arte o una agencia, porque al final son ellos quienes tienen que valorar si mi trabajo, o el de cualquier ilustrador, encaja o no con ellos.

De todas maneras, considero que mi manera de trabajar se adapta muy bien a diferentes medios. De hecho, me atrevería a decir que ser profesional de la ilustración lleva consigo la capacidad de adaptar tu trabajo en función del público al que va dirigido.

 

La editorial chilena Amanuta editó en 2015 “La pobre viejecita”, el poema de Rafael Pombo ilustrado por ti. ¿Cómo lo has pasado con esta consecución de imágenes? ¿Te ha divertido la experiencia respecto a los trabajos de prensa?

La experiencia ha sido realmente divertida, aunque, para mi, el trabajo de prensa sólo es comparable con ilustrar un libro en la manera de jugar con texto e imagen y, quizás, en cuestiones estéticas.

Sin embargo, cuando trabajas en un libro, necesitas mucho más tiempo y debes profundizar mucho más en ese diálogo entre concepto y lenguaje visual. Si lo vemos de una manera global, es más complejo, pero, el trabajo de prensa, por su naturaleza, obliga a trabajar más rápido. Esa inmediatez también es un gran reto.

 

¿Cómo trabajaste con el poema del autor colombiano?

Trabajar con poesía es difícil. Y más aún cuando el autor es una figura de gran calado, y el texto todo un clásico en Colombia. Eso me obligó a profundizar en la figura de Pombo y del propio texto. Por otro lado, la poesía, en general, es más abierta y permite abordar el texto desde muchos más ángulos. Eso me ayudó mucho, porque al tratarse de un texto tan descriptivo, lo más inmediato parecía dedicarse a retratar las diferentes escenas sin más,  pero  el sentido del texto es mucho más profundo, porque muestra un pedazo del alma humana, contrastando la riqueza y abundancia material de la viejecita con su pobreza espiritual y moral. Para retratar esa codicia había que buscar nuevos recursos. Y, finalmente, el juego de simetrías terminó siendo una buena opción.

 

¿Te gusta esa vía narrativa?

En mi primer álbum, “El sueño de Pandora” además de las ilustraciones también escribí el texto. Y los nuevos proyectos personales en los que estoy trabajando, son en colaboración con otros ilustradores y escritores, donde la historia se arma de una manera más o menos colectiva. Si hay buena comunicación, es un gusto trabajar de esa manera.

No siempre es fácil trabajar a partir de textos de otros autores. Es importante que el texto te resulte interesante y suponga un reto a nivel creativo. Pero siempre hay buenos textos escritos por otros autores que merecen la pena.

 

Te acercaste a la autoedición con “Cada pulpo con su pulpa”. ¡Cuéntanos!

El proyecto surgió como una necesidad de explorar nuevos formatos y lo más sensato, por su carácter experimental, parecía publicarlo por mi cuenta. Y por supuesto, las ganas de descubrir todo ese proceso editorial, ayudaron.

Fue toda una aventura que me sirvió para aprender aspectos que ni siquiera me había planteado a priori; como los costes de producción y cómo estos influyen en el diseño, la promoción del libro, su distribución, etc.

 

Se habla mucho de un boom en el mundo de la ilustración, ¿es real, existe o ha existido en los últimos años?

Si bien es cierto que cada vez con más frecuencia se recurre a la ilustración como herramienta para comunicar, el boom de la ilustración, si es que existe, no se refleja, por lo general, en una mejora de la situación laboral y profesional de quienes nos dedicamos a esta profesión. Es más, la precarización en los últimos años ha ido en aumento, y no parece que haya perspectivas de mejora.

En cualquier caso, que cada vez se hable más de ilustración, supongo que es bueno, y espero que eso pueda servir para mejorar la consideración que se tiene en España de los ilustradores profesionales.

En cualquier caso, no hay que olvidar que la sociedad de la información también nos ofrece nuevas oportunidades que, como profesionales, debemos aprovechar. 

 

Chile, Francia, Portugal, India… Tus trabajos viajan por todo el mundo.

Supongo que el hecho de estar más conectados ayuda a que nuestro trabajo viaje con más facilidad por todo el mundo. Pero no es sólo internet, también la movilidad ayuda; hoy en día es relativamente fácil viajar a cualquier lugar del planeta en unas pocas horas. Y eso nos permite, entre otras cosas, poder acudir a ferias internacionales de ilustración donde tienes la posibilidad de gestionarte tu propio trabajo. Yo suelo hacerlo así, pero además trabajo con una agencia internacional que me proporciona encargos con otros clientes a los que sería difícil acceder directamente.

 

¿En qué estás trabajando ahora mismo? ¿Hay algún proyecto a la vista que aguardes con más ilusión?

Ahora mismo estoy terminando el libro que publicaré con Tara Books en los próximos meses. Se titulará “God of Money” y será un libro en formato de acordeón con citas extraídas de los manuscritos que  escribió Karl Marx en 1844, cuando aún tenía 25 años. Las imágenes nos muestran el peligroso destino al que se ve abocada la humanidad debido a la cada vez más multitudinaria adoración al dinero. 

 

 

Pincha aquí y accede al artículo completo. ‘Despertar’, el nº21 de Opticks Magazine.

 

 

Volver >>